Archivos

18 Ago 2013

La Sunlight Foundation, una organización sin fines de lucro cuyos objetivos, entre otros, son favorecer la transparencia y el acceso a la información pública, acaba de presentar la segunda versión de las Directrices para Políticas de Datos Abiertos, una recopilación de ideas transformadas en un decálogo de 32 puntos que pretenden convertirse en una guía para el desarrollo de proyectos Opendata en administraciones públicas. Los apartados se enriquecen con ejemplos y casos reales de diferentes administraciones públicas, principalmente de EEUU.

Las 32 directrices se dividen en tres bloques:

  • Qué datos deben de ser públicos.
  • Cómo hacer los datos públicos.
  • Cómo implementar la política.

                La mayoría de los puntos están muy relacionados con el uso, acceso y tratamiento de los datos, documentos e información. Y en muchos casos, en consonancia con los objetivos y el trabajo diario de cualquier servicio de información y de Archivo. A continuación se presentan una selección y resumen de algunos de esos elementos sobre qué puede o debe hacer una política de Datos Abiertos:

23 Feb 2013

La gestión de los documentos se sitúaTEMAS DE OPOSICIONESPresentes en la mayor parte de los temarios definidos por las Administraciones Públicas. hoy entre la tradición y la innovación, a caballo entre los archivos históricos y los repositorios digitales, entre el documento en pergamino y la e-Administración. Se trata de un sector profesional emergente, ampliamente demandado por las organizaciones, tanto públicas como privadas, con unos índices tradicionalmente altos de empleabilidad. Las competencias requeridas para un sólido ejercicio profesional son diversas, por lo que es fundamental conseguir unas buenas bases, tanto conceptuales como metodológicas. Curso de la Fundación Asmoz dirigido por Joaquim Llansó Sanjuán.

Para más información e inscripciones.

 

5 Feb 2013

De los sueños del alcalde, a la realidad de los Archivos y profesionales de la información:

"To make a paperless government work, “you would need a paradigm shift,” Hillman says. “You have entire departments  that run with their paper. This is how they do things. So when you shift to a paperless government, you have major staffing changes. You have people saying, ‘Well this is not how we do this.’ So that’s going to be the biggest hangup"

The dream and the myth of the paperless city In Chicago, one government finds it's not ready for an all-digital future por Matt Stroud

 

 

Páginas

Subscribe to RSS - Archivos