Datos abiertos

21 Feb 2019

Esta es una entrevista que desde el 2014 se ha ido incorporando al "Máster Universitario Online de Documentación Digital" de la Universidad Pompeu Fabra. Entrevista que también se ha ido renovando un poco, año tras año, pero que en este curso 2018/19 he decidido no participar. Agradeciendo a todo el equipo del Master, en recuerdo y con especial agradecimiento de Mari Carmen Marcos por haber contado conmigo aquel 2014. También y cómo no, a Cristòfol Rovira por haber renovado año tras año la asignatura, y haberme llamado. Y también, a los pacientes alumnos que valoraron positivamente el contenido, y posterior debate (el año pasado 9.7/10 ¡!).

Este contenido no son convicciones ni teorías absolutas en este mundo tan digitalmente cambiante, tan solo algunas ideas y reflexiones. Este año, no: tampoco hubiera hecho mención alguna al blockchain.... pero sí, seguramente a Solid .

 

1) Hola Julián, bienvenido. Algunas organizaciones cuando se plantean mejorar su gestión documental piensan primero en qué herramienta que les pueda solucionar el problema ¿crees que este enfoque sería el adecuado? ¿Cuales serian las fases básicas para poner en marcha un sistema de gestión documental (SGD) en una empresa u organización?

Creo que este enfoque no es el adecuado. En primer lugar, elegir un software de gestión documental es una de las últimas tareas antes de embarcarse en un proyecto de mejora de la gestión de documentos de la organización, de administración electrónica o para la automatización de procesos  en la organización. De la misma manera que elegir un sistema operativo Windows, Linux, o Mac no va a solucionar nuestro trabajo diario y su elección tiene que depender de las necesidades. Al elegir una herramienta o software de gestión documental ocurre exactamente lo mismo. Cambiar la manera de trabajar y gestionar la información de la empresa u organización no puede venir exclusivamente por la adquisición de un nuevo software.

18 Ago 2013

La Sunlight Foundation, una organización sin fines de lucro cuyos objetivos, entre otros, son favorecer la transparencia y el acceso a la información pública, acaba de presentar la segunda versión de las Directrices para Políticas de Datos Abiertos, una recopilación de ideas transformadas en un decálogo de 32 puntos que pretenden convertirse en una guía para el desarrollo de proyectos Opendata en administraciones públicas. Los apartados se enriquecen con ejemplos y casos reales de diferentes administraciones públicas, principalmente de EEUU.

Las 32 directrices se dividen en tres bloques:

  • Qué datos deben de ser públicos.
  • Cómo hacer los datos públicos.
  • Cómo implementar la política.

                La mayoría de los puntos están muy relacionados con el uso, acceso y tratamiento de los datos, documentos e información. Y en muchos casos, en consonancia con los objetivos y el trabajo diario de cualquier servicio de información y de Archivo. A continuación se presentan una selección y resumen de algunos de esos elementos sobre qué puede o debe hacer una política de Datos Abiertos:

Subscribe to RSS - Datos abiertos